6 Consejos para teleestudiar con éxito

Establecer una serie de ‘normas’ puede ayudar a los más pequeños a continuar con su formación en casa de la mejor manera posible

20200611154423.6_consejos_para_teleestudiar_con_extio

La situación generada por el Coronavirus ha obligado a millones de estudiantes a recluirse, a cambiar, de un día para otro, el aula del cole por el dormitorio o el salón de casa y a ver a sus compañeros de clase y profesores solamente a través de una pantalla.

La implantación del teleestudio ha generado muchas dudas desde que se decretase el Estado de Alarma, pero también ha servido para poner de manifiesto una importante herramienta educativa como es la tecnología.

Los tiempos han cambiado y, en este momento, el teleestudio se ha convertido en la única alternativa para que los niños puedan seguir con sus rutinas desde casa.

Cambiar las clases presenciales por clases virtuales no está siendo algo fácil ya que, hasta ahora, no estábamos acostumbrados y esto nos ha pillado por sorpresa. Por ello, establecer una serie de ‘normas’ puede ayudar a los más pequeños a continuar con su formación en casa de la mejor manera posible.
 

Consejos para teleestudiar con éxito
 


Establecer una rutina
. Todos los expertos coinciden en la importancia de establecer unos horarios lo más parecidos posible a los que nuestros hijos tenían antes del confinamiento. Debemos establecer con ellos unas horas determinadas para estudiar y hacer las tareas del cole, otras para el juego y el ocio y otras para las tareas cotidianas del día a día como puede ser, ayudar en casa.


Disponer de un espacio propio para estudiar
. Estudiar en el salón de casa, donde está la televisión, por ejemplo, puede derivar en una falta de concentración. Por ello, debemos habilitar un espacio en un lugar tranquilo y luminoso de la casa donde nuestro hijo pueda estudiar de forma confortable y sin distracciones.


Relacionado con el tip anterior, es fundamental, evitar todo tipo de distracciones. Para ello, durante las horas dedicadas al estudio, es fundamental que los niños no tengan a su alcance videojuegos, móviles, tabletas o cualquier otro dispositivo que pueda desencadenar la tentación de consultar y desviar su atención del estudio.


Fijar pausas. Del mismo modo que establecemos el horario para estudiar, también debemos fijar los tiempos que ayudarán a nuestros hijos a despejarse, recuperar fuerzas y volver al estudio sin perder el ritmo. Para ello, debemos determinar el número de pausas que tendrán, su duración y cuándo se van a producir.


Rebajar la presión. Si bien es muy importante establecer unas rutinas de estudio e intentar cumplir con los horarios establecidos, también debemos ser un poco flexibles con nuestros hijos. Las circunstancias son muy diferentes a las que existían antes de la pandemia. Los más pequeños están demostrando ser auténticos héroes que están sabiendo adaptarse muy bien a la nueva situación y, por ello, debemos ser comprensivos a la hora de cumplir con las tareas.


Establecer una comunicación positiva
entre padres, alumnos y profesores. Es un buen momento para ponernos, cada uno, en el lugar del otro, desarrollar actitudes como la empatía y el diálogo y, entre todos, tratar de crear una dinámica que beneficie el interés de los estudiantes por aprender cosas nuevas.
 

Esta situación no está siendo fácil para nadie. Por ello, intenta tener una actitud positiva y, sobre todo, piensa que esto es algo temporal. Aprovechemos este tiempo para pasar más tiempo con nuestros hijos y reforzar los lazos familiares.

Recuerda que los padres somos el espejo en el que se miran nuestros hijos y la responsabilidad, la paciencia o la empatía son valores indispensables en su proceso de maduración.
 

Joana Casas

 
 

 Categorías: