Ahorrar energía en casa también es cosa de niños

Hacer un uso responsable de la energía es transmitirles valores tan importantes como el respecto por la naturaleza

20200522115332.ahorrar_energia_en_casa_tambien_es_cosa_de_ninos_colegio_san_cristobal_castellon

La energía que utilizamos para que funcione el ordenador, para que nuestra casa esté calentita en invierno o para que el agua esté caliente cuando nos duchamos se genera utilizando recursos naturales del planeta. Pero estos recursos no son infinitos, a medida que explotamos los recursos naturales, estos se van agotando.

Por ello, hacer un uso responsable de la energía en casa y enseñar a nuestros hijos la necesidad de ahorrar energía es muy importante a la hora de transmitirles valores tan necesarios como el respeto por la naturaleza.

Hay muchas formas de enseñar a los niños a ahorrar energía en casa sin imponer normas, sino todo lo contrario, intentando convertirlo en un juego y haciéndoles a todos partícipes de él. Esto, unido a un estilo de vida asociado al cuidado del medio ambiente, facilitará el aprendizaje de los más pequeños y les ayudará a entender mejor las consecuencias de sus acciones.
 

Hábitos que ayudan a ahorrar energía en casa


 Los juegos electrónicos también necesitan descansar. Explícales que sus juegos, al igual que las personas, también se cansan y necesitan desconectar. Que después de haber jugado un ratito con ellos, es bueno apagarlos para lograr así un ahorro de batería.
 

 Alternativas como medio de transporte. Hazles ver que no siempre es necesario el coche para desplazarnos. También podemos utilizar la bici o incluso ir caminando cuando se trata de distancias no demasiado largas. Se trata de una alternativa muy saludable ya que al tiempo que reducimos el tráfico en las ciudades y, por tanto, la contaminación, también estaremos haciendo ejercicio físico.
 

 Aprovechad, siempre que sea posible, la luz natural. Enséñales a apagar la luz de la habitación siempre que salgan de ella, a comprobar que todas las luces están apagadas antes de salir de casa y a que solo hay que encenderlas cuando sea necesario.
 

 Una ducha mejor que un baño. Cuando los niños ya son un poquito más mayores y pueden mantenerse solitos de pie, en conveniente sustituir el baño por la ducha. De esta manera, estaremos ahorrando agua.
 

 Cuidado con la nevera. Evitad abrir la nevera más veces o durante más tiempo del necesario. Además, no introducir alimentos en ella que no requieren frío son hábitos que no nos cuestan nada y que suponen un importante ahorro de energía.
 

 Usar bombillas de bajo consumo. Además, son más baratas y además duran más tiempo.
 

 Siempre que terminéis de ver la tele, apagar el interruptor en lugar de hacerlo con el mando. De esta forma la televisión no se queda en stand by y evitamos que siga consumiendo electricidad, aunque esté apagada.
 

 Enseñadles el valor del reciclaje desde pequeños. Hay muchas alternativas para reciclar en familia y divertidas actividades para fomentar la conciencia ecológica. Por ejemplo, una actividad muy divertida es realizar manualidades con materiales reciclados. Se divertirán al tiempo que entienden la importancia de dar una segunda vida a determinados objetos.

 

Sobre todo, a la hora de ahorrar energía, si quieres que tus hijos aprendan, lo mejor es que prediquéis con el ejemplo. Los padres somos el principal modelo de los hijos y muchas de nuestras conductas serán las que ellos aprendan e imiten.

 

Joana Casas

 Categorías: