¿Cómo comunicarse con un hijo adolescente?

Consejos para favorecer el diálogo entre padres e hijos adolescentes. Aunque la comunicación sea difícil, tu papel es ahora más importante que nunca.

20170228090015.comunicacion_hijos_adolescentes_colegio_san_cristobal_castellon

De repente llega un día en que parece que no conoces a tus hijos. Sin saber muy bien cómo, los mimos y las conversaciones familiares han dado paso a reproches y cambios de humor repentinos. Ten paciencia. La adolescencia no es fácil. Sin embargo, el papel que tienes ahora es más importante que nunca. Una buena comunicación entre padres e hijos adolescentes es fundamental para avanzar hacia la madurez.

Pero “¿cómo se dialoga con un adolescente?”, te estarás preguntando. Déjanos adivinar. Tus hijos ya no te cuentan su día a día, eres incapaz de saber qué les preocupa y no están de acuerdo con nada de lo que digas. Es una situación completamente normal. Ahora bien, basta de echar balones fuera: tú también eres una parte del problema.
 

Eliminando las barreras del diálogo

Es humano perder los nervios a la hora de lidiar con hijos adolescentes. No obstante, la clave está en la empatía y la educación emocional. Intenta ponerte en la piel de ellos más a menudo, mantén la mente abierta y evita convertir tu casa en una dictadura. Gritar y dar órdenes no va a ayudarte a conseguir el respeto que te mereces. 

Hay tres aspectos que nos cuesta mucho aceptar como padres y que entorpecen el diálogo con los hijos adolescentes. Tienes que asumir que:

  • Ya no son niños. Y, por tanto, no puedes tratarlos como tal. Del mismo modo que les exiges aumentar sus responsabilidades en casa, es necesario que confíes en ellos a la hora de tratar asuntos que hasta ahora dejabas solo para los adultos.
  • El mundo ha cambiado desde que tú fuiste adolescente. Las experiencias, las preocupaciones y, en definitiva, la forma de ver la vida ahora distan mucho de la de hace unas décadas. Si te sobresaltas con cualquier comentario o tema conflictivo, tus hijos dejarán de contarte lo que les pasa por la cabeza.
  • Los adolescentes también tienen una vida privada. Sí, tienes miedo y quieres saberlo todo: sus conversaciones, dónde han ido, con quién están hablando por teléfono… Está claro que hay muchos peligros ahí afuera, pero la balanza entre el control y la privacidad tiene que mantenerse estable.
     

 4 consejos para la comunicación entre padres e hijos adolescentes

Ya hemos hablado de los tres aspectos que entorpecen con más frecuencia la comunicación con los hijos en esta etapa de la vida. Ahora vamos a darte algunos consejos para poner en marcha un diálogo más positivo en casa. ¡Toma nota!
 

1.Pregúntale por sus aficiones

Tus hijos están construyendo su personalidad. A pesar de las dificultades de la revolución hormonal, esta es una época de descubrimientos bonitos. Aunque no compartas sus mismos gustos, interésate por lo que les motiva, anímalos y planifica actividades en familia.


2.Escucha

Desde la perspectiva adulta, es posible que los problemas que no dejan dormir a tus hijos te parezcan una tontería, pero para ellos no lo son. Evita hacer comentarios como “cuando seas mayor, te reirás”. En lugar de eso, escucha sus razonamientos y ayúdalos a tomar sus propias decisiones.


3.Exige responsabilidades

No se trata de gritar que recojan su habitación o que se pongan a estudiar. Puedes hacer listas de tareas semanales y enseñarlos a ser responsables de sus actos. Si no cumplen con lo que estaba previsto, no podrán salir con los amigos o jugar a la consola. Se trata de negociar para que todos ganéis.


4.Acércalos a modelos de referencia

De pequeños lo copiaban todo de ti, pero eso ha cambiado. Ahora valorarán más los consejos que puedan darles otros jóvenes. No hace falta irse demasiado lejos para eso. Seguro que sus hermanos, primos o amigos algo más mayores pueden echarte una mano.


¿Lo ponemos en práctica?

 Categorías: