¿Cómo educar para hacer un buen uso de las Redes Sociales?

20180510074130.como_educar_para_hacer_buen_uso_de_redes_sociales_colegio_san_cristobal_castellon

– Mamá, papá ¡tengo 50 followers más en Instagram! –Dice tu hija. Tu cabeza empieza a dar vueltas “Instagram, Facebook, Twitter… fotos… quién es su “follower”, qué quiere, qué está publicando… ¡Uf, tengo que «ponerme las pilas» con estas redes”
 

Instagram, Facebook, Twitter… herramientas que menores y adolescentes usan cotidianamente, desde el momento en que tienen su primer smartphone, incluso antes, con el ordenador de casa. Creemos que puesto que han nacido en este siglo (con todas las tecnologías a su alrededor) saben cómo usarlas, ¿verdad? De hecho, pensamos que lo hacen mejor que quienes les rodeamos ¿o no? Por si surge alguna duda, en este artículo os planteamos algunas recomendaciones para un uso seguro y responsable de estas herramientas.
 

Consejo 1: Educación y confianza

Tanto en el uso de Internet (de las tecnologías en general), como en cualquier otro ámbito de sus vidas, debemos ejercer nuestro papel como personas adultas responsables de menores: educándoles y generando una relación de confianza.

Mostramos interés por los resultados de su última carrera, les apoyamos en las tareas escolares, prestamos atención a con quiénes salen, dialogamos sobre situaciones cotidianas… Es muy fácil: ¡lo mismo para su actividad “en línea”!

 

Consejo 2: la edad importa, supervisión, diálogo…

Ten en cuenta su edad, tu “intervención” será diferente en su infancia y en su adolescencia. Las recomendaciones sobre tu papel comienzan con una supervisión completa (en los inicios) que irá disminuyendo a medida que crecen y aumentan los usos que hacen de las tecnologías. Siempre de acuerdo con su autonomía y nivel de maduración: iremos reduciendo las reglas y límites fijados.

Aunque existan herramientas de control parental, es mucho más importante haber creado el clima de confianza necesario para que nos cuenten qué hacen en Internet, cómo se sienten… y actuar en consecuencia.
 

Consejo 3: revisa la privacidad

Prueba haciéndoles una simple pregunta “¿cuándo fue la última vez que revisaste la privacidad y seguridad de tus cuentas?”. No te sorprendas si la respuesta es: “Nunca, ¿por qué?” o “Esto… ¡Hace mucho!”. ¡Aprovecha ese momento! Entra con él o con ella en cada una de las redes y revisad conjuntamente las opciones de privacidad.

Es conveniente que toméis las decisiones consensuadamente, al menos, que sepa por qué algunas opciones deben estar habilitadas y otras no. Recuerda que su identidad se está construyendo, tanto en el mundo “real” como en el “digital”, y que puede tener repercusión sobre su futuro (lo publicado hoy se mantendrá ahí por mucho tiempo).

Enseñarles a analizar y medir qué comparten en la Red, a actuar en Internet como en el resto de los ámbitos de la vida, es una de las mejores prácticas.
 

Consejo 4: Fotografías, etiquetas… sobreexposición

Analizar con ellas y ellos imágenes que otras personas han compartido, tratando de ver cuál es el mensaje y la información que se está trasladando, los estereotipos que se reflejan, es un buen ejercicio.

Además, no siempre somos conscientes de cuántos datos trasladamos en nuestras fotografías: si estamos o no de vacaciones (y nuestra casa vacía), la ubicación en la que se nos puede localizar, nuestros bienes, nuestras costumbres…

Controlar si otras personas pueden o no etiquetarnos es tan importante para nuestra reputación digital como cuidar la fotografía que “subimos” y el número de ellas: no tenemos que sobreexponer nuestra vida, no todas nuestras actividades tienen que estar en la Red.
 

Consejo 5: Buen comportamiento en línea, “netiqueta”

Del mismo modo que les enseñamos los comportamientos aceptables en la mesa, en el colegio, en el parque… lo haremos en Internet. Por ello:

  • Evitaremos las mayúsculas, se utilizan para gritar.
     
  • Las ofensas o insultos no son adecuados, tampoco desde detrás de una pantalla. El anonimato en Internet no es tan real como pensamos.
     
  • Antes de responder o escribir, piensa: ponte en el punto de vista de otra persona (empatía).
     
  • Reduciremos la posibilidad de malentendidos: claridad y uso de emoticonos (o emojis) que amplían la información y facilitan la interpretación pero ¡no abusemos de ellos!
     
  • En cuanto a las conversaciones con personas desconocidas… las mismas reglas que en la calle. Y mucho cuidado con las cuentas falsas.

Un último consejo: visita la página web de is4k (Internet Segura for Kids), el Centro de Seguridad en Internet para menores en España, encontrarás guías y materiales sobre el uso de las tecnologías por parte de menores y jóvenes tanto desde el punto de vista escolar como familiar. ¡Una buena ayuda en nuestra labor educadora!

 

Yolanda Lorenzo @Yoloren

 Categorías: