¿Cómo estimular a tu bebé en casa?

La estimulación temprana mejora el desarrollo físico e intelectual.

20170613151012.estimulacion_temprana_bebe_casa

Los primeros años de vida de un bebé son fundamentales para su desarrollo futuro. Diversos estudios han demostrado que los primeros seis años de vida de un niño es el período durante el cual se crean más conexiones neuronales y, por tanto, los ejercicios de estimulación, son más efectivos.

La estimulación temprana es un conjunto de ejercicios o técnicas, que aprovechando momentos clave del crecimiento del bebé, intentan mejorar su desarrollo físico e intelectual.

Aunque originariamente, la estimulación temprana se creó para aplicarla al desarrollo de bebés con algún tipo de discapacidad, esta técnica que incluye ejercicios físicos, auditivos, visuales y de lenguaje, no es exclusiva de un determinado sector infantil, sino que está recomendada para todos los niños de 0 a 4 años.
 

Estimular al bebé recién nacido

En esta etapa, el bebé es muy frágil, por ello, los ejercicios que realicemos irán destinados a estimular, principalmente, su sentido de la vista, el oído y el tacto.

  • Mécelo suavemente y acarícialo.
  • Acuéstalo boca abajo y acaríciale la espalda para que enderece la cabeza y el tronco.
  • Acuéstalo boca arriba y ofrécele tu dedo para que lo sujete y favorecer, así, sus sensaciones táctiles.
  • Ríete cerca de él y cántale canciones suaves para relajarle y desarrollar su oído.
  • Coloca muñecos, sonajeros u objetos coloridos en su cuna dentro de su campo de visión.
  • Dale un baño antes de dormir, le ayudará a relajarse y conciliar el sueño.
     

Estimular a un bebé de 3 a 6 meses

Poco a poco, el bebé irá fortaleciendo sus brazos y sus piernas, preparándose para gatear. Por ello, podemos ayudarles moviendo sus extremidades suavemente de forma circular o cogiendo sus manos e intentando que de palmas.

  • El bebé ya emite sonidos, balbucea. Sonríele, hazle sonidos y háblale.
  • Acaricia su cuerpo con algún objeto suave.
  • Realiza suaves estiramientos con sus brazos y piernas, al tiempo que lo coges de los antebrazos y lo levantas suave y lentamente, hasta sentarlo, teniendo cuidado en todo momento, de que la cabeza no se vaya hacia atrás.
     

Ejercicios de estimulación a partir de 1 año

  • Propicia actividades que incentiven su aprendizaje como, por ejemplo, imitar el sonido de animales, inventar canciones o leerle un cuento.
  • A partir de este momento, comenzará a dar sus primeros pasos. Acompáñale, y motívalo a nombrar los objetos que ve.
  • Muéstrale objetos, después escóndelos y deja que él los encuentre. Estarás ayudando a mejorar su orientación.
  • Háblale con frases cortas. Él no puede entender toda la frase, pero sí palabras sueltas.

Ante todo, ten en cuenta que los ejercicios de estimulación deben realizarse acorde a la edad de tu bebé y siempre como una actividad divertida, no como una obligación.

Es difícil que el niño mantenga la atención durante mucho tiempo, por ello, intenta no sobrecargarlo de estímulos y, sobre todo, hacerlo en el momento adecuado. No funcionará si el niño está cansado, enfermo, tiene hambre o sueño.

Habrá ocasiones en las que, al principio, el niño no responda al estímulo o le cueste trabajo hacerlo, pero poco a poco disfrutará con ello. No intentes presionarlo para que lo haga.

Cuando lo consiga, felicítalo siempre y dale un abrazo como recompensa.

Por último, si quieres aprender cómo estimular a tu bebé de una forma más gráfica, el Ministerio de Sanidad ha elaborado un vídeo con ejemplos de ejercicios sencillos para niños menores de un año, donde lo más importante es “fomentar el movimiento, el juego activo y disfrutar”.

Joanna Casas

 Categorías: