¿Cómo influyen los ídolos de los niños en su conducta?

20190429175819.como_influyen_los_idolos_de_los_ninos_en_su_conducta_colegio_san_cristobal_castellon

La última Encuesta Adecco, realizada a cerca de 2.000 niños y niñas de todo el país con edades comprendidas entre los 4 y 16 años, refleja que el 18,9% de los niños desea ser jugador de fútbol profesional, seguido de la profesión de policía, profesor y 'youtuber'.

Todos los niños tienen un ídolo a seguir. Seguro que tú también tenías uno cuando eras pequeño, ¿verdad? Al principio, los primeros ídolos de los niños son sus propios padres, un profesor o una persona del entorno más cercano porque son ellos quienes resuelven sus dudas y problemas, quienes están ahí cuando les necesitan, les animan o les protegen.

Es ya en la adolescencia, una de las etapas más importantes en el desarrollo de una persona, cuando se comienzan a definir los gustos, a buscar un modelo a seguir y ponen a personas de la vida pública, de la televisión, la música o el deporte, por ejemplo, entre sus ideales.

Por ejemplo, es habitual ver a adolescentes que imitan la forma de vestir, de peinarse, incluso de actuar de conocidos futbolistas de élite. Es inevitable que los niños tengan sus propios ídolos a los que desean imitar y ser como ellos. Nosotros como padres, nos guste o no, no debemos impedirles tenerlos. Lo que sí podemos hacer es estar atentos a cuáles son estos referentes y hacerles ver que esos ídolos son personas como nosotros, con sus virtudes y defectos y que, como dice el refrán, en la vida real ‘No es oro todo lo que reluce’.

Los niños ven en sus ídolos a esas personas que les inspiran y les animan a creer que todo en la vida es posible y que pueden hacer realidad sus sueños. Esto tiene una parte positiva y es que detrás del éxito de muchos deportistas de élite está el esfuerzo, la constancia, la disciplina y el trabajo en equipo; unos valores fundamentales que inculcar en los más pequeños.

La parte negativa se da cuando los niños se crean una imagen falsa de sus ídolos, les idolatran y tratar de imitarles más allá de lo deportivo; también en la vida privada. Es entonces cuando tú, como padre o como madre, te preguntas si esto es normal, si deberíais hacer algo o, simplemente, esto se les acabará pasando con el tiempo.
 

Como padres, ¿qué podemos hacer?


- Recordad que los niños aprenden por imitación y, como padres, somos el mejor ejemplo para ellos. La mejor forma de educar y transmitir valores a nuestros hijos es a través del ejemplo. Por tanto, lo más importante es ser consecuente con aquello que deseamos enseñar a nuestros pequeños.
 

- En la mayoría de las ocasiones, los niños y adolescentes siguen a un determinado personaje por moda o porque lo siguen sus amigos. Podemos guíarles hacia aquellos referentes que consideramos trascendentales para su crianza y educación.
 

- Demostrarles con ejemplos que esas personas a las que ellos admiran no son héroes, sino que son personas con un determinado talento y que, como personas, también tienen responsabilidades y se equivocan.


- Fomentar la responsabilidad de nuestros hijos. Los niños y adolescentes responsables son menos influenciables ya que no suelen buscar constantemente la aprobación de los demás, y por tanto, suelen pensar más en las consecuencias de sus acciones.


- Fomentar una imagen positiva de él mismo y potenciar su autoestima. Debemos enseñarles desde pequeños que cada persona es única y especial por sí misma y no necesita imitar a nadie para ser importante. Si tiene una fuerte autoestima y es una persona independiente, no necesitará imitar los comportamientos de nadie para sentirse bien.

 

Joana Casas

 Categorías: