Disciplinas STEM: ¿es importante promoverlas entre las niñas?

20190417094831.disciplinas_stem_promoverlas_entre_ninas_colegio_san_cristobal_castellon

STEM son las siglas de los términos (en inglés) Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (Science, Technology, Engineering and Mathematics), áreas de conocimiento que son, y serán, fuentes de la evolución y, especialmente, del empleo. Actualmente son las más demandadas en puestos de trabajo cualificados, por lo que es importante que nuestras hijas también estén preparadas para ocuparlos. Se contribuirá, al mismo tiempo, a eliminar la tradicional diferenciación de “las niñas son de letras y los niños de ciencias”.

Vivimos en un entorno altamente cambiante y el mundo laboral no es ajeno a estos cambios. ¿Quién había oído hablar hace unos cinco años de Big Data y Blockchain? Probablemente, muy pocas personas y, sin embargo, hoy en día constituyen dos de las tecnologías que más puestos de trabajo generan.
 

La ciencia es (también) cosa de mujeres

La mujer ha jugado un papel muy importante en la ciencia a lo largo de la Historia. Pero, al igual que en otras disciplinas, sus hallazgos han quedado ensombrecidos por el de sus compañeros masculinos. Con excepción, quizás, de Marie Curie, pocos nombres de científicas nos vienen a la cabeza.

Afortunadamente, esta situación está cambiando poco a poco. Basta echar un vistazo a los libros de texto de Primaria y ESO, donde aparecen muy pocos referentes femeninos, aunque empiezan a aparecer. Cambiar esta situación está en nuestras manos y en las del resto de agentes educativos. Os proponemos algunas opciones:
 

1. Buscar referentes femeninos

En los últimos años se han publicado varios libros, para diferentes edades, que intentan poner en valor el trabajo de las mujeres en diferentes campos. Es importante que nuestras hijas e hijos empiecen a conocer a Ada Byron, Amelia Earhart, Jane Goodall, Margarita Salas… Pero además, también es clave buscar referentes cercanos: seguro que en nuestro entorno hay ingenieras, médicas, químicas, informáticas… Posibilitar el contacto entre nuestras hijas (e hijos) con ellas proporcionará modelos femeninos que contribuirán a percibir las carreras STEM de forma mucho más cercana a nuestro género.

¿Qué os parece informarse de cuándo y dónde hay actividades (conferencias, charlas, presentaciones de libros…) en las que participen profesionales de estos campos y, conocer, de primera mano, lo apasionante que es su trabajo y cómo gracias a él, mejoran nuestra vida, nuestra sociedad, el mundo en el que vivimos?
 

2. Jugar y aprender haciendo

Podemos empezar a desarrollar las habilidades asociadas a conocimientos científicos, tecnológico, ingenieros o matemáticos a través del juego, especialmente en la infancia. Así que podemos utilizar los tradicionales juegos de bloques (desde Lego® hasta Minecraft®) que ya usamos en el Colegio. Opciones que, además, contribuyen a desarrollar la creatividad y las inteligencias visual-espacial, lógico matemática…. En muchos casos están incorporando componentes electrónicos (Arduino, por ejemplo) que posibilitan iniciarse en la programación para convertir cualquier juguete en un robot casero.

Otra opción interesante son los talleres, campus o actividades extraescolares relacionados con la robótica, la experimentación científica… El proyecto Epyro, orientado a la mejora de la calidad de vida de las personas con ELA, realizado por alumnado de Bachillerato de nuestro Centro, ganó el segundo premio en el Desafío STEM, categoría High, de Telefónica Educación Digital Animemos. Un ejemplo para que nuestras hijas se planteen seguir ese camino ¿verdad? Seguro que pronto se comienza a apasionar por estos temas y quieren aprender más.


3. Luchar contra los estereotipos

Ya sabemos que las personas tenemos múltiples inteligencias. Pero ni la inteligencia lógico-matemática es exclusiva de los niños, ni la lingüística de las niñas. Tampoco todas las personas que se dedican a la informática son “frikis”, ni las científicas seres solitarios que deben desarrollar su carrera al margen de la sociedad, sacrificando la vida personal. Resulta fundamental luchar contra esos estereotipos en nuestra familia.

Aunque podamos creer que el sistema educativo se está quedando obsoleto y no es capaz de asumir la velocidad de la evolución de la tecnología y la ciencia, solo gracias a la formación recibida existe esta revolución tecnológica en la que las mujeres tenemos que participar.

Eliminemos los estereotipos que condicionan las vocaciones de nuestras hijas desterrando expresiones como “eso es cosa de hombres”, sin duda estaremos ayudando a romper la brecha de género en las carreras STEM.

 

Yolanda Lorenzo @Yoloren

 Categorías: