La importancia de las manualidades en el desarrollo de los más pequeños

Los trabajos manuales son un magnífico pasatiempo y un método muy efectivo en el aprendizaje de nuestros hijos

20200505134254.la_importancia_de_las_manualidades_en_el_desarrollo_de_los_mas_pequenos

La situación generada por el Coronavirus está haciendo que todos estemos pasando más tiempo en casa. Todos sabemos que entretener a los niños no es tarea fácil y por eso, son muchas las familias que recurren a las manualidades para lograr este fin.

Desde que se decretase el Estado de Alarma, las redes sociales se han inundado de tutoriales sobre cómo hacer mil y una manualidades con los más pequeños y disfrutar juntos de ese tiempo que tanto echábamos de menos cuando, por trabajo, estábamos todo el día fuera de casa.

Aprovechemos la oportunidad, saquemos el lado positivo a esta situación y disfrutemos de los más pequeños todo el tiempo que podamos. Y es que las manualidades son un magnífico pasatiempo, pero también un método muy efectivo en el aprendizaje de nuestros hijos. Es por ello, que estas tienen un importante papel dentro de las actividades programadas por los centros de educación infantil.

 

¿Cómo influyen las manualidades en el desarrollo de nuestros hijos?


 Desarrollan su creatividad. Muchos tutoriales sólo les indican el procedimiento para hacerlo, pero después, son los propios niños quienes transforman esa manualidad según sus gustos, expresando y mostrando, así, el mundo tal y como ellos lo ven.


 Ejercitan la memoria. Los niños se fijan en cómo hace la manualidad el adulto, memorizan los pasos y después los imitan, por lo que es un perfecto ejercicio de memoria el que los pequeños intenten recordar el procedimiento para conseguir acabar su manualidad.


 Mejoran su concentración. Hacer una manualidad requiere que el niño ponga sus cinco sentidos en ella. Por ello, este tipo de actividades son magníficas para centrar su atención e ir trabajando la paciencia y el interés.


 Trabajan la psicomotricidad. Al hacer trabajos manuales, están trabajando y fortaleciendo a musculación de los dedos y las manos, muy importante durante los primeros años.


 Enseñan a organizarse. Realizar cualquier tipo de manualidad requiere una organización previa de búsqueda de material, planificación de tareas. Esto requiere que el niño previamente recopile todas las herramientas que va a necesitar para realizarla y, por lo tanto, es una muy buena opción para que ellos aprenden a planificarse.


 Fortalecen las relaciones sociales y familiares y el trabajo en equipo. Hacer cualquier tipo de actividad juntos ayuda a reforzar el vínculo familiar y favorece las habilidades comunicativas.



Como ya hemos comentado, en internet puedes encontrar un montón de ideas para hacer manualidades con tus hijos dependiendo de la edad de estos. Algunas de las más sencillas y en las que podemos utilizar material que ya tenemos por casa:


- Colorear. Podemos hacerles dibujitos y que ellos les den color o directamente, darles un papel y ceras de colores y pedirles que nos dibujen un determinado objeto.


- Recortar y pegar. Hacer murales temáticos recortando imágenes de revistas o periódicos que tengamos por casa.


- Modelar. Podemos utilizar plastilina, la arcilla o cualquier material casero como por ejemplo la masa de pan, que incluso podemos elaborar juntos, para crear formas u objetivos.


Hacer manualidades es, sin duda, una actividad muy entretenida para romper la rutina del día a día. Es importante motivar a los niños para que las realicen. No importa si tienen mayor o menor habilidad, no se trata de hacerles unos grandes artistas, sino de que aprendan, disfruten y se diviertan.


Joana Casas

 

 Categorías: