Los primeros dientes del bebé: 5 cosas que te gustará saber

Alrededor de los 3 años de edad, el niño suele tener ya todos sus dientes de leche

20190716120320.los_primeros_dientes_del_bebe_5_cosas_que_te_gustara_saber

La salida de los primeros dientes del bebé suele ser un tema que preocupa especialmente a los padres primerizos. El bebé se muestra irritable, incómodo y no para de llorar; unos síntomas que angustian a muchos padres que pueden no saber que este malestar de su pequeño está relacionado con la dentición.

Sin embargo, los expertos argumentan que hay que relativizar este acontecimiento y vivir con normalidad un proceso que es totalmente natural. La dentición del bebé es una de las primeras muestras de que nuestro hijo está creciendo y desarrollándose con normalidad y de que muy pronto podrá empezar a comer alimentos sólidos como es la alimentación complementaria.

Por ello, si eres padre o madre primeriza y a tu bebé están empezando a salirle ya sus primeros dientes, estas son algunas de las cosas que quizás te gustará saber.

 

5 cosas que te gustará saber sobre los primeros dientes de tu bebé


1. Los primeros dientes comienzan a salir entre los 6 y los 12 meses. En cuanto al orden de aparición, cada niño es un mundo, pero normalmente, este orden se va adaptando a la evolución de su alimentación.

Los primeros dientes en salir suelen ser los incisivos centrales inferiores, seguidos de los incisivos centrales superiores y los incisivos laterales. Más tarde, comenzarán a salir los primeros molares y los caninos y, en torno a los 24 meses, los segundos premolares. Normalmente, alrededor de los 3 años, el niño suele contar ya con todas sus dientes de leche.
 

2. Son signos de la dentición en un bebé el incremento del babeo, la irritabilidad, la inflamación de las encías, el ansia por morderlo todo, el rechazo al alimento, los trastornos del sueño y, en ocasiones, fiebre leve.


3. En relación al punto anterior, cada vez son más los especialistas que se ponen de acuerdo en que la dentición no provoca fiebre alta. Muchos padres creen que uno de los síntomas de la salida de los primeros dientes suele ser la fiebre, pero esto no es totalmente cierto. Los dientes pueden aumentar unas décimas la temperatura corporal, pero nunca provocar fiebre alta. En estos casos, la temperatura no suele superar los 37,8 ºC en la axila o 38 ºC tomada por vía rectal.


4. A cada niño le afecta de forma diferente la salida de sus primeros dientes. Hay muchos niños que no sienten ningún tipo de molestia y es una sorpresa para sus padres cuando oyen, por ejemplo, un suave tintineo cuando ofrecen agua a su hijo en un vaso o simplemente notan que algo ‘raspa’ en la encía.

Sin embargo, hay otros niños que lo viven de forma diferente y las molestias les hacen estar más inquietos e irritables.


5. Lo primero que hay que tener en cuenta es que las molestias causadas por la dentición pasan en pocos días; pero si nos desespera ver a nuestro bebé así, algunos de los remedios para ayudarles a aliviar el dolor es masajear sus encías con los dedos limpios, ofrecerle un mordedor que sea seguro o alimentos frescos que puedan chupar y morder.

 

Existen geles y analgésicos para los casos en los que el bebé se encuentra muy irritable o no puede dormir, pero en estos casos, siempre es conveniente que sea el médico quien lo prescriba.

Como en tantas otras etapas del desarrollo de un niño, no hay reglas fijas en cuanto a la salida de los primeros dientes. Cada niño es diferente y, por eso, no es cierto que cuando tardan en salir los dientes, esto sea debido a algún tipo de retraso en su crecimiento.

 

Joana Casas

 Categorías: