Un verano de aprendizaje: Aprender Jugando

20190626094555.un_verano_de_aprendizaje_aprender_jugando

Con la llegada del verano hemos visto la oferta de actividades estivales para nuestras hijas e hijos de nuestro entorno y nos hemos encontrado con muchos términos que no acabamos de entender muy bien, ¿verdad?

Algunos ejemplos de esos términos son “gamificación”, “actividades lúdicas”, “sesiones de juego serio”, “ludificación”… todos ellos alrededor del juego (del latín ludus, del inglés game o directamente incluyendo la palabra española juego con algún adjetivo) y dudamos porque queremos que disfruten de su tiempo de ocio, que lo dediquen al juego o a bañarse en la playa o a lo que quieran, pero también queremos que aprendan tanto en actividades grupales como en casa.

Porque es frecuente que dudemos sobre la relación entre el juego y el aprendizaje de conocimientos académicos o comportamientos socialmente deseables os proponemos este artículo. Lo hacemos con una doble intención:

  • La primera, diferenciar los conceptos y poder valorar la oferta veraniega de actividades para menores y adolescentes con mayor criterio.
  • La segunda, y tal vez más importante, recordar que aprendemos jugando a cualquier edad.

 

Para saber qué es qué algunos ejemplos

Incluimos, a continuación, algunos ejemplos de actividades que podemos desarrollar con nuestros hijos e hijas que, esperamos, os sean de utilidad, también, para interpretar qué ofrecen las organizaciones que proponen actividades para nuestra infancia y adolescencia este verano.

  • La gamificación (o ludificación) consiste en incluir dinámicas o reglas de juego en actividades o entornos no “lúdicos”. Es decir, realizar otras actividades como las tareas domésticas desde el punto de vista de los juegos. Así se obtienen premios, insignias (o stickers, como parecen preferir llamarlas), medallas, rankings… por aprender a realizar tareas como la limpieza, el cambio de un enchufe, la organización de un armario…
  • El juego serio (o serious game) es una metodología de trabajo basada en utilizar el juego como un recurso para el aprendizaje. Un juego tipo “pasapalabra” ideado exclusivamente para aprender vocabulario (en nuestra lengua o en cualquier otra) podría ser un ejemplo. Contamos con aplicaciones y juegos para pantallas diseñados con fines de aprendizaje: Duolingo (idiomas), Cuti Cuis (entrenamiento de diferentes inteligencias), Kokori (biología), etcétera.
  • El Aprendizaje basado en el juego (GBD - game based learning) utiliza un juego concreto (por ejemplo, juegos populares) con fines de aprendizaje. No es un juego diseñado —que sepamos— con fines educativos sino que se utiliza para aprender. Podemos organizar una yincana para localizar información en libros o para identificar la flora de un parque cercano.
     

Y, ¿por qué el juego?

Porque cualquiera de las metodologías anteriores posee una finalidad didáctica, es decir, de enseñanza y aprendizaje tratando de incrementar la motivación y facilitar los aprendizajes. Por ello es importante tener en cuenta que la complejidad de los conceptos, hechos, tareas… que abordemos deberá adecuarse a su nivel desarrollo aumentando la dificultad en función de su edad y conocimientos.

Sin duda, debemos desechar la asociación de juego y edad infantil (si es que aún la tenemos) porque “jugar” no desaparece de nuestras vidas, se transforma con el paso del tiempo, los contenidos son otros y los objetivos también. Jugar al bingo en el centro cívico, por ejemplo, es una actividad lúdica que cumple un objetivo social, contribuye a mantenernos en contacto con otras personas de nuestro grupo de edad.

Por tanto, sí, también es una buena herramienta para que las y los adolescentes aprendan, incluso para que lo haga el resto de la familia “más mayor”. Recordemos, en cualquier caso, que jugar por el placer de hacerlo, sin necesidad de que se realice un aprendizaje consciente, también es una de las mejores opciones para disfrutar de una parte del verano.

Una pregunta… ¿Has jugado alguna vez al famoso juego de dulces que tiene como base el tres en raya? Sí, ¡entonces también eres una persona «jugona»! ¡Aprovéchalo para aprender en familia!

 

Yolanda Lorenzo @Yoloren

 

 Categorías: