Consejos y Estrategias para gestionar la impulsividad de tus hijos

FamiliaInfantilPrimariaValores

La impulsividad es un rasgo del temperamento que puede deberse a predisposiciones de la genética, pero la propia experiencia de vida del menor y las condiciones de su entorno familiar y social condicionan la intensidad, forma y frecuencia. Algunas estrategias para ayudar a los niños y niñas impulsivas a regular su conducta son:

 

Ambiente familiar:

  • Aceptar a su hijo/a tal y como es.

  • Ambiente organizado con horarios y rutinas durante el día.

  • Convertir un ambiente favorecedor y no un ambiente hostil, perjudicial y combativo.

  • Los padres deben actuar coordinadamente en la educación de su hijo/a.

  • Anticipar situaciones de riesgo para el mal comportamiento. Por ejemplo, avisarle de las normas y consecuencias de su conducta.

  • Comentar tranquilamente con el niño/a sus malas actuaciones, donde se le puede explicar que debemos pensar antes de actuar y evitar prisas.

  • Con antelación comunicar al niño/a de posibles cambios en las rutinas.

  • No resulta apropiado un exceso de permisividad: definir límites claros y coherentes para su conducta.

  • Es aconsejable dar órdenes concisas y acompañadas con el contacto visual.

  • El niño/a debe ser consciente de las consecuencias que puede causar sus conductas.

  • Los padres deben ser conscientes que el castigo no suele ser de mayor utilidad para una conducta no deseada. Además, los castigos a acciones voluntarias deben ser consecuencia lógica de sus actos.

  • No es suficiente establecer límites o castigos, para los niños más pequeños se debe realizar ejercicios de vinculación afectiva, como leer cuentos o ejercicios de relajación antes de dormir, y en este momento reflexionar con ellos/as.

  • Evitar comentarios de desprecio hacia el niño/a y comparaciones negativas.

  • Es importante saber esperar y pensar: “¿cómo piensas que se ha sentido?”, “¿cómo te has sentido?”, “¿cómo sucedió?”, pero sin decirle directamente:“¡qué hiciste!”.

  • Es necesario enseñar habilidades como mantener una conversación, compartir con los demás, ofrecer colaboración, saber pedir favores o manejar una discusión.

  • Para niños/as más pequeños, hasta los 5 o 6 años, frente a comportamientos impulsivos, como pueden ser las rabietas, gritos, lloros... se debe aplicar la retirada de atención física y aplicar algún correctivo para mejorar la conducta.

  • Evitar estímulos de mucha intensidad: para que el niño/a no responda de forma exagerada con gritos.

  • Realizar actividades extraescolares que le gusten puede mejorar su autoestima.

  • Intentar no llamar la atención en público: comentar su mal comportamiento en un sitio privado.

  • A la hora de hacer los deberes en casa, se debe fraccionar las actividades en partes, con tiempos más cortos.

  • Se debe tener en cuenta que su comportamiento puede empeorar teniendo un menos control en algunas situaciones. Como por ejemplo en cumpleaños, comidas familiares.

  • Mantener una comunicación constante con el tutor/a u otro profesor/a atendiendo la evolución del niño/a y las tareas realizadas.

Moldeado: los padres y madres son modelos a los que el niño/a imita. De manera que, se debe dar una imagen adecuada. Por ejemplo, si le solicitamos que baje la voz, se debe utilizar un tono de voz adecuado, no debemos gritar

 

Estímulo conducta:

  • Reforzar conductas deseables de manera inmediata, pero sin recordar malas conductas o fracasos, para aumentar su autoestima y confianza.

  • No resaltar el fracaso.

  • Evitar castigos físicos o persistentes, ya que pueden ser poco eficientes.

  • El refuerzo o la recompensa debe ser variada, para evitar la saciación.

  • Cuando el niño/a haga algo bien, utilizar refuerzos sociales, como por ejemplo, “¡qué bien lo haces!” “¡tú puedes hacerlo!”, acompañando las palabras con una sonrisa. además, algunas veces en cualquier situación puede ser suficiente una sonrisa de aprobación.

  • Es importante enseñarles sobre que es una conducta adecuada en diversas situaciones: enseñarles a comunicarse, a esperar, a reflexionar sobre su conducta.

 

María Martínez Hernández
Departamento de Orientación Escolar de Colegio San Cristóbal.

BIBLIOGRAFÍA:

Banús, S. (2011). Controlar la impulsividad en niños. Gabinete Psicodiagnosis.

López, J.A., Serrano, I., Andrés, J. M., Delgado, J., Del Valle, P. y Díez, S. (2006). Guía de orientaciones psicoeducativas para padres de niños con TDAH. Revista de Psiquiatría Infanto-Juvenil, 1, 39-52.

Servicio de Neurología Pediátrica del Hospital Universitario La Paz. Madrid. (2014). Pautas orientativas para el niño con TDAH y padres. [presentación de diapositivas]. Slideshare. https://es.slideshare.net/fundacioncadah/pautas-orientativas-para-el-nio-con-tdah-y-padres-39756122

Noticia anterior

© 2021 San Cristóbal Centros Educativos. 

Aceptar
Usamos cookies para optimizar tu navegación y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra política de cookies. Modificar cookies
Siempre activas
Necesarias
No necesarias
GUARDAR
+ Info
Usamos cookies para mejorar su experiencia mientras navega por el sitio web. De estas, las cookies que se clasifican como necesarias se almacenan en su navegador, ya que son esenciales para el funcionamiento de las funcionalidades básicas del sitio web. También utilizamos cookies de terceros que nos ayudan a analizar y comprender cómo utiliza este sitio web. Estas cookies se almacenarán en su navegador solo con su consentimiento. También tiene la opción de optar por no recibir estas cookies. Pero la exclusión voluntaria de algunas de estas cookies puede afectar su experiencia de navegación.