Miedos infantiles, ¿cómo superarlos?

Escuela de PadresNiños

Son cuatro las emociones básicas con las que el ser humano se identifica: felicidad, tristeza, ira y miedo. El miedo se caracteriza por una sensación, normalmente desagradable, provocada por la percepción de un peligro, que en ocasiones puede ser real y, en otras, solo imaginaria.

Los miedos son muy frecuentes a lo largo del desarrollo del niño y suelen aparecer en momentos determinados que, poco a poco, van desapareciendo conforme el niño va creciendo y madurando.

Todos los niños y niñas sienten miedo en algún momento de su vida, es algo normal. Sin embargo, hay padres que no entienden por qué su hijo o hija tiene miedo, en muchas ocasiones, a situaciones de lo más habituales. Pues esto tiene una explicación y es que el miedo cumple una función básica de protección y supervivencia.

 

¿A qué temen nuestros hijos?


1. Uno de los miedos más habituales entre los niños es el miedo a la oscuridad. Es un tipo de temor que suele aparecer en torno a los 2 años de edad y que se manifiesta cuando el niño se queda solo a la hora de dormir, por ejemplo. En estos casos, una opción es dejarle una lamparita encendida de baja intensidad en la mesita y la puerta de la habitación abierta para que estos temores se vayan diluyendo poco a poco.
 

2. Miedo a la separación. Cuando son más pequeños, suele aparecer cuando se separan de las personas con las que el niño está afectivamente más unido, especialmente de la madre, o incluso pueden llegar a presentar ansiedad cuando se quedan al cuidado de una persona extraña.
 

3. Miedo a la muerte. Es el temor a que pueda pasarle algo a sus papás, a algún familiar cercano o incluso a ellos mismos. Casi todos los niños pasan por esto en algún momento de su infancia, cuando empiezan a darse cuenta de situaciones cotidianas motivadas, quizás, por la pérdida de seres cercanos o, incluso, de personajes de sus series de dibujos favoritas.
 

4. Miedos escolares. Los niños pasan gran parte de su tiempo en el colegio, por lo que son muchas las situaciones que viven en él. Hay ocasiones en las que el miedo a hablar en clase, a hacer el ridículo ante los compañeros o incluso a una asignatura o los exámenes pueden provocar una reacción de ansiedad en los más pequeños. Es un miedo que normalmente desaparece con los años pero hay casos en los que se ve acentuado con la edad. En stos casos, el apoyo de los padres y el profesorado del centro es fundamental.
 

Para que un niño supere sus miedos es necesario enfrentarse a ellos y es aquí donde la familia debe estar presente para evitar que se conviertan en fobias.

 

¿Cómo debemos ayudar a nuestros hijos a superar sus miedos?


- Habla con él, que te explique sus miedos, lo que le preocupa. Es muy importante transmitirle confianza y que se sientan escuchados.

- Evita la sobreprotección. Acompáñale mostrándole gestos y palabras de ánimo pero sin que se encuentre el problema resuelto.

- No le presiones para que se enfrente a sus miedos o los supere. Tranquilízale, hazle ver que no tiene nada que temer pero dale tiempo para ir superándolo poco a poco.

- Evita hablar de sus miedos en presencia de terceras personas. Esto le podría hacer sentirse avergonzado de sentir lo que siente.

- La imitación es importante. Los niños tienden a imitar los comportamientos de los adultos. Por ello, es importante que disimules tus propios temores en presencia de ellos.

- Si se da el caso en que el sufrimiento es excesivo y no conseguís manejar la situación podéis recurrir a un profesional que os indicará las pautas a seguir para hacerlo.

 

Joana Casas

 

Noticia siguiente
Noticia anterior

© 2021 San Cristóbal Centros Educativos. 

Aceptar
Usamos cookies para optimizar tu navegación y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra política de cookies. Modificar cookies
Siempre activas
Necesarias
No necesarias
GUARDAR
+ Info
Usamos cookies para mejorar su experiencia mientras navega por el sitio web. De estas, las cookies que se clasifican como necesarias se almacenan en su navegador, ya que son esenciales para el funcionamiento de las funcionalidades básicas del sitio web. También utilizamos cookies de terceros que nos ayudan a analizar y comprender cómo utiliza este sitio web. Estas cookies se almacenarán en su navegador solo con su consentimiento. También tiene la opción de optar por no recibir estas cookies. Pero la exclusión voluntaria de algunas de estas cookies puede afectar su experiencia de navegación.