5 refrescantes juegos para disfrutar del agua este verano

Jugar con agua tiene importantes beneficios para los más pequeños

20180823001452.fotolia_44034228_m

El agua y el juego son los protagonistas del verano y todos sabemos que esto a los más pequeños les encanta. No todo el mundo tiene cerca la playa o una piscina donde poder bañarse cuando quiera, por eso los juegos de agua se convierten en una alternativa perfecta para disfrutar y divertirse, al mismo tiempo que se refrescan y hacen frente a las altas temperaturas.

Los juegos de agua, además de mantener a los niños fresquitos, tiene importantes beneficios para ellos:

- Potencia su imaginación y les ayuda a ser más creativos. Los niños pueden inventar ellos mismos nuevos juegos y establecer sus propias normas.

- Mejora su condición física. Al tiempo que se divierten, realizan ejercicio físico y fomentan importantes habilidades como la coordinación o el equilibrio.

- Socializan con otros niños, aprenden a jugar en equipo, a gestionar conflictos y les ayuda a ser más extrovertidos.

- Les ayuda a crear conciencia ecológica. Los niños deben entender que el agua es un bien escaso y que no puede desperdiciarse. Por eso, es importante trasmitirles esos valores y ponerlos en práctica realizando juegos que no requieran un uso excesivo de agua.

 

5 refrescantes juegos para disfrutar del verano


1. Globos de agua. Es uno de los juegos más tradicionales y ofrece multitud de alternativas. Solamente hay que echarle imaginación. Podemos llenar unos globos de agua, por ejemplo, y formar un gran círculo con todos los niños. Repartimos los globos y se trata de que los niños vayan pasándose los globos intentando que estos no se exploten ni caigan al suelo.


2. Carrera de cucharas y globos. Cada uno de los participantes llevará una cuchara en la boca, que sujetará con los dientes. Sobre la cuchara habrá un globo de agua y el juego consiste en realizar un recorrido intentando que el globo no se caiga al suelo. Gana el que consiga llevar más globos a la meta.


3. El juego del vaso lleno. Se forman don equipos. Los participantes de cada uno de los equipos se ponen en fila, uno detrás de otro, cada uno con un vaso vacío. El primero será el único que tenga el vaso lleno de agua. El juego consiste en pasar el agua del vaso al compañero de detrás, pasando el vaso por encima de la cabeza y sin mirar hacia atrás. Gana el equipo que consiga que el último compañero de su fila tenga mayor cantidad de agua en el vaso.


4. El pilla-pilla acuático. Se trata de hacer lo mismo que en el juego tradicional pero dentro del agua, nadando o buceando. Es una forma muy divertida de practicar distintos estilos de natación.


5. Gyncana acuática. Los papás pueden preparar una serie de pruebas dentro y fuera de la piscina, que los niños deberán ir superando por equipos o de forma individual.


Sea el juego que sea, el objetivo es que los niños se diviertan y lo hagan con seguridad. Para ello, es importante seguir siempre unas recomendaciones cuando los pequeños van a jugar en playas o piscinas, como son estar siempre vigilados por un adulto, tener especial cuidado con los saltos y zambullidas, así como con los resbalones, y protegerse del sol utilizando siempre protección solar e intentando no exponerse al sol en las horas centrales del día, entre otras.

Además, el Ministerio de Sanidad ofrece una serie de consejos para la época estival que debemos tener en cuenta para protegernos frente a las altas temperaturas y prevenir accidentes en el medio acuático.

 

Joanna Casas

 

 Categorías: