6 tips para conseguir que tu hijo coma solo

20190618140326.child_1566470_1280

Aprender a comer solo es un paso más en el continuo aprendizaje de los más pequeños y en su camino a la madurez y la independencia. Enseñarles a comer puede convertirse, en algunas ocasiones, en un proceso largo y tedioso ya que es probable que pruebes con todos los alimentos para que tu hijo coma, algunos de los cuales serán aceptados y otros no, e incluso, al principio, tu hijo se niegue a probarlos todos o simplemente se limite a jugar con ellos.

Si tu hijo no quiere comer de nada o no le gusta ningún alimento de los que le pones, es muy posible que te desesperes y que, en tu afán de conseguir que tu pequeño tenga una dieta lo más sana y variada posible, acabes gritándole para que coma. ¡Error! Acabar enfadados y gritándole es la última de las opciones para conseguir que el niño coma. Los niños no deben percibir la hora de la comida como algo impuesto y un momento poco agradable. Debemos conseguir que los niños disfruten del momento y que vayan adquiriendo unas habilidades para, finalmente, acabar comiendo ellos solitos de todo.

 

Tips para enseñar a tu hijo a comer solo


1. Ofrécele alimentos que pueda comer con las manos. ¿Has oído hablar del método Baby Led Weaning? Muchos pediatras, como por ejemplo el conocido Carlos González, recomiendan este método para conseguir que el niño sea capaz de comer por sí solo y mostrar interés por los alimentos.

El Baby Led Weaning consiste básicamente en ofrecer al pequeño la misma comida que al resto de la familia, siempre que ésta sea saludable, en trocitos, para que él pueda ir probando con sus manos, saboreando y experimentando con ella.


2. Comed en familia. Los bebés aprenden por imitación. La mejor forma de que ellos aprendan es que os sentéis todos juntos a la mesa para que el niño pueda observaros e imitar vuestros comportamientos.


3. Utensilios adecuados. Al principio es mejor que le compres una cuchara infantil, de plástico o silicona, pequeña y plana, en lugar de las normales de postre. Lo mismo sucede con el vaso; una taza de asas de iniciación será perfecta para que él pueda cogerla con sus manos e iniciar el aprendizaje de beber él solito en vaso.


4. Establecer una rutina. Está comprobado que los niños asimilan mucho mejor las cosas si se establece una rutina. Para ello, es importante que intenten comer todos los días a la misma hora. Además, se deben evitar las distracciones durante la hora de la comida. De esta forma, se centrará más en lo que está haciendo y mostrará más interés por los alimentos.


5. Nunca le obligues a comer. Si quieres que tu hijo disfrute con la comida, no le presiones; sentirán curiosidad por probar nuevos alimentos cuando disfruten comiendo. Presionarlos para que coman productos que no quieren, no sirve de nada.


6. Paciencia, mucha paciencia. A lo largo del proceso de aprendizaje, el niño se manchará, tirará la comida, lo ensuciará todo, se enfadará y esto unas veces lo hará para llamar la atención y, otras, simplemente, por falta de coordinación.

Aquí, lo más efectivo es evitar ponerse nervioso y tener mucha comprensión. Evita gritarle. Para hacer esto lo más llevadero posible, puedes usar un baby o babero para que no se manchen la ropa. Además, es muy importante que elogies sus éxitos, hazle saber a tu hijo lo rápido que aprende y lo bien que come él solito.

 

Joana Casas

 

 Categorías: