Carnaval con disfraces caseros

Consejos para confeccionar disfraces en familia

20180207132107.carnaval_con_disfraces_caseros

Se aproxima el día de Carnaval y comienza la búsqueda de un disfraz original para las y los peques de la casa. Los dibujos animados de moda, algunas profesiones tradicionales, objetos inanimados… ¡la elección se presenta difícil!

Aquí tenéis algunos consejos para realizar vuestros propios disfraces. Solo hay que pensar en las posibilidades de los objetos que tenemos en casa: ropa vieja, cestas, cajas, bolsas y botellas de plástico, sábanas, papel higiénico, fulares y pareos, gorros o sombreros, maquillaje, globos, cartones y cartulinas… Algunos ejemplos:

  • Robot, faraón egipcio, teléfono móvil, cubo de Rubik… para disfraces que se pueden realizar solo con papel o una caja de cartón, cartulina de colores y un poco de paciencia.
  • Una mariquita, una abeja, una fresa, una zanahoria… muy sencillos y solo necesitan una bolsa de basura; agujeros para cabeza y brazos; cartulina para las alas, la panza del insecto o las hojas de la fruta; unas mallas o leotardos; un gorro para la cabeza y las antenas (hechas con un poco de fieltro y de tela para el relleno); un jersey y una careta de cartulina pintada a mano o un poco de maquillaje.
  • Si la elección recae sobre la serie de animación favorita de nuestro hijo o hija, podemos rebuscar entre nuestra propia ropa para hacer un disfraz de Lady Bug, Caillú, Pepa Pig o Tadeo Jones.
  • Convertirse en una momia o en un fantasma es muy sencillo utilizando papel higiénico o una sábana.
  • Incluso convertirse en submarinistas solo con un par de botellas de plástico; unas gomas o cintas para sujetarlas; leotardos o mallas y jersey negros; gafas y tubo de cartulina.

Que la familia colabore en la realización del disfraz puede no ser fácil pero la recompensa merecerá la pena: colaborar en la realización del disfraz y confeccionarlo en casa aumentará la motivación y satisfacción de niñas y niños. Como resultado: un mayor disfrute de la fiesta de Carnaval.
 

La Receta

Ingredientes: un vaso lleno de paciencia, dos cucharadas de creatividad y una pizca de diferentes objetos domésticos.

Realización:

  • Elegimos el disfraz.
  • Buscamos, en Internet o en libros de la biblioteca, fotografías o dibujos para hacer el diseño.
  • Decidimos qué material vamos a utilizar: papel, cartón, ropa, bolsas de plástico…
  • Utilizamos cartulina, papel de estraza o de horno para dibujar cada una de las partes del disfraz.
  • Recortamos las cartulinas, las bolsas, las botellas… del color que corresponda.
  • Hacemos una careta con cartulina que pintaremos de colores.
  • Pegamos cada una de las partes.

¡El disfraz estará listo para el día de Carnaval!
 

Carnaval y Educación en Valores

Pero, además, podemos aprovechar esta festividad para continuar educando en valores. Trabajando, por ejemplo, la tolerancia y la diversidad, el consumo responsable, la igualdad de oportunidades o el cuidado del Medio Ambiente.

Por ejemplo, podemos disfrutar del Carnaval y contribuir al cuidado del Medio Ambiente, aplicando las 5 erres del cuidado medioambiental en la elección y confección de los disfraces:

  • Reutilizando ropas y adornos utilizando lo que ya tenemos en la casa.
  • Reduciendo el consumo o realizando un consumo responsable.
  • Reparando o arreglando los accesorios, eligiéndolos entre nuestros objetos domésticos.
  • Reciclando convenientemente todas las partes del disfraz una vez finalizada la fiesta.
  • Regulando, en el ámbito doméstico, el uso de productos responsables con el medio ambiente.

Alrededor de la igualdad de oportunidades, por ejemplo, podemos “romper estereotipos” con los disfraces elegidos, cambiando los roles de profesiones “masculinas” y “femeninas”.

Contribuiremos a educar en el respeto y la tolerancia si tenemos en cuenta que, aunque acompañemos a nuestras hijas e hijos, hay algunos disfraces que no deberíamos elegir. Tengamos presente que está prohibido, por ejemplo, disfrazarse con réplicas exactas de uniformes del cuerpo de bomberos, la Policía Nacional o la Guardia Civil. Y, además, conviene evitar ridiculizar a personajes públicos o personas de nuestro entorno o, incluso, representaciones religiosas: el respeto a la diversidad y la tolerancia deben ser parte de nuestro disfrute ese día.

Por cierto, podemos aprovechar la ocasión y narrarles cuál es el origen del Carnaval, contarles la batalla entre Don Carnal y Doña Cuaresma presentándoles parte de las tradiciones de nuestra cultura ¿verdad?

Yolanda Lorenzo @Yoloren

 Categorías: