¿Juegas con tus hijos?

Conoce los beneficios que comportan los juegos en familia

20170404100124.juego_padres_hijos

En la actualidad, numerosos estudios revelan que los padres tienen un gran sentimiento de culpabilidad por el escaso tiempo que dedican a sus hijos. Muchos de ellos están convencidos de que si les preguntasen a los niños, estos querrían pasar más tiempo en familia.

Según un estudio publicado recientemente, el 90% de los padres y el 81% de las madres españolas dedica poco tiempo a jugar con sus hijos, y es que los cambios en la sociedad, los horarios de trabajo o el estrés de la vida diaria hacen muy difícil ponerlo en práctica.

Durante los primeros años de vida del niño, la familia se convierte en el eje principal y en uno de los ámbitos que más influye en el desarrollo personal, emocional y cognitivo del niño. La influencia y el clima familiar fomenta la autonomía del pequeño y proporciona al niño todas las señales iniciales de afecto, valoración, aceptación o rechazo, éxito o fracaso.

Dedicar al menos 15 minutos al día a jugar con nuestros hijos ayuda a estrechar los lazos familiares con padres y hermanos, al tiempo que estimula la creatividad y mejora la comunicación, la confianza y el afecto entre los miembros de la familia.

Por ejemplo, los juegos de mesa o mímica son un elemento ideal para compartir estos momentos, ya que además de mejorar la motricidad de los más pequeños ayuda a desarrollar la personalidad y la inteligencia.
 

Beneficios de jugar con los niños
 

  • Desarrolla la imaginación y la creatividad. Aunque les guiemos, es importante dejarles libertad a la hora de elegir los juegos, inventar y crear sus propias historias. Los niños imaginativos son más tolerantes y tienen mayor éxito en los estudios.
     
  • Combate el estrés. Jugar juntos es algo bueno para toda la familia y una forma excelente de pasar un rato divertido y fortalecer la relación entre todos.
     
  • Permite a los padres conocer mejor a sus hijos, sus necesidades. Los niños suelen expresar sus sentimientos, sus miedos o inquietudes durante el juego, por lo que este es un buen momento para saber qué les preocupa o les hace sentir mejor.
     
  • Los niños aprenden a relacionarse, a respetar, a cumplir las normas y ser tolerantes, al mismo tiempo que mejora la relación con los hermanos.
     
  • Favorece la atención del niño. Interactuar con sus progenitores en el juego aumenta su capacidad de concentración.
     
  • Ayuda a construir una relación familiar sólida y duradera. Vivir situaciones positivas de apego, le aporta seguridad y tranquilidad.
     
  • Fomenta la confianza. Los niños ven en sus padres una figura con la que divertirse y disfrutar, no sólo una figura autoritaria.
     
  • Desarrolla la autoestima de los pequeños, ya que entienden que sus padres dedican tiempo a jugar con ellos, y los padres se convierten en un referente al enseñarles cómo jugar, el funcionamiento o las reglas del juego, etc.
     
  • Promueve la felicidad infantil. Está comprobado que los niños que juegan más con sus padres son más felices, alegres y tienen un mejor estado de ánimo.
     

Lo más importante es recordar que el juego es una actividad de vital importancia para los niños. Lejos de tratarse de una simple actividad para entretenerse o pasar el tiempo, favorece el desarrollo del menor y es fundamental en su crecimiento.

Según la Asociación Española de Pediatría (AEP), "en la primera infancia, los juegos implican aprendizaje, estimulación y experimentación para los pequeños" y deben hacerlo en casa, con la familia, pero también al aire libre, en la calle, así como aprender a jugar solos y con sus iguales.

Y tú, ¿dedicas tiempo a jugar con tus hijos? 

 Categorías: