19 Abril 2021

La inteligencia emocional promueve el desarrollo positivo y reduce los problemas de conducta, a la vez que mejora el rendimiento

BachillerCiclos FormativosEducación EmocionalEscuela de PadresFamiliaInfantilNeurodidácticaPrimariaSecundaria

La educación de los hijos es la mayor preocupación para los padres, por ello, son cada vez más los que buscan mejorar la calidad de esta educación, complementándola con una atención emocional adecuada y asegurando, así, el desarrollo integral del menor.

Enseñar a un niño a reconocer sus emociones, gestionarlas y hacer frente a sus problemas supondrá un gran beneficio no solo durante la infancia, sino a lo largo de toda su vida.

La educación emocional es un proceso continuo y permanente, que debe empezar en el momento del nacimiento del niño y estar presente a lo largo de toda su etapa educativa y de su vida y en el que deben participar no solo los profesores, sino también los padres, la familia y la comunidad en general.

En este sentido, hablamos con Lara Pérez, Directora Pedagógica de Infantil en el Colegio San Cristóbal, para que nos ayude a entender mejor las claves, beneficios y herramientas de las que dispone el centro educativo para el abordaje de la educación emocional en sus aulas.

 

Pregunta. A lo largo de los últimos años, la educación emocional ha empezado a irrumpir en las aulas y se ha convertido en la protagonista de libros, ponencias y planes educativos. Pero ¿en qué consiste la educación emocional?

Respuesta. Así es, en los últimos tiempos la inteligencia emocional ha ido abriéndose paso poco a poco en los colegios hasta convertirse en uno de los pilares básicos de los proyectos educativos de algunos centros. Ahora más que nunca, en la situación actual, cabe recordar la importancia de las emociones en la educación.

Tal y como cita Rafael Bisquerra (Presidente de la Red Internacional de Educación Emocional y Bienestar) y uno de nuestros referentes a la hora de aplicar la educación emocional en el centro: “la educación emocional es una respuesta a las necesidades sociales que no están suficientemente atendidas en el currículum académico ordinario”. Se trata de enseñar a nuestros alumnos y alumnas a entender, identificar, expresar y controlar sus propias emociones y las de los demás. Como decimos en el colegio, es importante dotar a nuestros alumnos con las herramientas necesarias para conocer y gestionar sus emociones en los distintos ámbitos y etapas de su vida, algo esencial para su desarrollo, tanto físico como afectivo y social.

 

P. Cada vez son más docentes y centros los que deciden incorporan la educación emocional a su programa educativo, ¿Qué beneficios aporta la educación emocional en los alumnos?

R. Los beneficios son muchos, pero no solo dentro del ámbito del colegio. El poder reconocer y gestionar nuestras emociones, así como poder reconocer las de los demás, nos ayudará a la hora de resolver cualquier problema.

Un alumno con una buena educación emocional será un alumno educado en valores que tendrá la capacidad de trabajar en equipo y tendrá confianza en sus capacidades. A su vez, le ayudará a mejorar su autoestima, así como su bienestar, pues son alumnos que no se vienen abajo ante las adversidades, sino que tienen las herramientas necesarias para afrontar los problemas, aprendiendo de sus errores, lo que va a mediar de una forma muy positiva en muchos aspectos de su vida.

 

P. Las emociones nos acompañan a lo largo de toda nuestra vida, por ello es muy importante que los niños aprendan a identificarlas y gestionarlas desde pequeños. ¿Qué beneficios implica ayudar a canalizar las emociones de los niños?

R. Efectivamente, el saber reconocer y gestionar las emociones se puede trabajar desde los primeros años de vida. El ayudar a nuestros alumnos a canalizar sus emociones es esencial para un correcto desarrollo emocional.  Los beneficios son muchos y diversos. Por ejemplo, tendrán una actitud más positiva ante ellos mismos y ante la vida, facilitará su aprendizaje, la capacidad de entender el mundo que les rodea, serán adultos más asertivos y empáticos y mucho más seguros en la toma de decisiones.

 

P. En el Colegio San Cristóbal se desarrolla la inteligencia emocional con un programa específico a través del cual se dota a los alumnos de las competencias necesarias para que tomen conciencia de sus propias emociones, aprendan a gestionarlas y comprendan los sentimientos de los demás, con el objetivo de ayudarles a crecer y desarrollarse como personas en todos los ámbitos de su vida.  ¿De qué herramientas y recursos disponen los docentes para abordar la educación emocional?

R. Todos los docentes del centro poseen formación en educación emocional y disponen de material de apoyo de calidad para poder utilizar en el aula, material que propicia tanto el aprendizaje individual como el grupal.

En la etapa de infantil, nuestros alumnos trabajan hasta 38 emociones. Los docentes cuentan con recursos tecnológicos y audiovisuales: vídeos, paneles de juegos, la colección de las emociones diseñadas teniendo en cuenta la edad de nuestros alumnos, canciones, cuentos, libros para reforzar el conocimiento y estrategias de regulación emocional que nos ayudan a disminuir la intensidad de emociones, que pueden resultar negativas, para poder manejarlas de manera adecuada.

En primaria y secundaria, trabajan el programa de Rafael Bisquerra, el cual tiene como objetivo favorecer el desarrollo integral de los alumnos y alumnas y contempla toda y cada una de las dimensiones de la vida en la formación de las personas: cognitiva, físicomotora, psicológica, social y afectivo-emocional.

Se trata de un programa práctico estructurado en cinco grandes bloques temáticos; conciencia emocional, regulación emocional, autoestima, habilidades socioemocionales y habilidades de vida.

 

P. Existen estudios que demuestran que hay emociones que favorecen el proceso de aprendizaje y otras que lo dificultan. ¿Existe una relación entre inteligencia emocional y fracaso escolar?

Como docente y madre me preocuparía por la falta de habilidades emocionales y sociales en los alumnos, pues hay estudios que afirman que los alumnos con mayor rendimiento escolar son aquellos más empáticos, sensibles y con una mejor educación emocional.

Existen emociones que favorecen y afianzan el aprendizaje, como son la sorpresa, la curiosidad o la alegría. Sin embargo, hay otras que lo bloquean, como el miedo, o la apatía. La emoción determinará a qué prestamos atención, por lo que es importante trabajar la inteligencia emocional desde los primeros años. A día de hoy, existen múltiples investigaciones sobre este tema que confirman que la inteligencia emocional promueve el desarrollo positivo y reduce los problemas de conducta, a la vez que mejora el rendimiento académico.

 

P. Los padres y la familia tienen un papel muy importante en la educación emocional de los niños. En este sentido, ¿Es importante que el centro educativo y los padres trabajen de forma coordinada a la hora de gestionar las emociones?

R. Por supuesto, es importante crear oportunidades para la comunicación bidireccional. En San Cristóbal trabajamos por un bien común, el bienestar de nuestros alumnos y sabemos de la importancia del trabajo en equipo entre la familia y el colegio.

Hoy en día, las familias son más participativas, desean colaborar con los profesores para asegurarse de que sus hijos reciben la mejor educación posible, se implican en el día a día y quieren saber como progresan sus hijos, por su parte, los docentes también buscan esa relación con los padres. Una combinación de participación entre familias y colegio en la educación de un alumno es algo que definitivamente contribuirá a su éxito.

 

P. Hemos hablado de que, cada vez más, las emociones tienen mayor relevancia en la educación de nuestros hijos, pero ¿valoramos los adultos lo suficiente el mundo emocional de los niños?

R. Como adultos nos preocupa que sigan las normas, se porten bien, sean educados, etc, y, a veces, nos olvidamos de lo realmente importante que es su mundo emocional, cómo se sienten, y no hay que olvidarse de que esto es lo que más contribuirá a su felicidad el día de mañana.

Historicamente los centros educativos han dejado de lado la educación emocional para centrarse en las materias consideradas como "más importantes": matemáticas, lengua..., sin embargo, son dos aspectos que van unidos, las emociones son la base que sustenta todos los procesos de aprendizaje y juegan un papel fundamental para que los conocimientos se consoliden en la memoria. Si lo que queremos es enseñarles habilidades para la vida y para que sean felices, a parte de lo cognitivo y lo conductual, nos tenemos que preocupar también por lo emocional.

Todos podemos sentirnos a veces abrumados o fuera de control, niños y adultos, pero debido a su edad los niños no han tenido tantas oportunidades para aprender a manejar sus sentimientos. Si nosotros como adultos respondemos a esas señales de ayuda que nos envían, crearemos adultos más seguros y tranquilos, dispuestos a interactuar de forma positiva con el mundo que les rodea.

 

P. ¿Qué importancia tiene entender las emociones de un niño a la hora de comprender sus comportamientos?

R. Los niños suelen expresar lo que sienten a través de gestos o a través de su comportamiento, por lo tanto, nuestro papel es importante a la hora de ayudarles a entender sus sentimientos. A veces una llamada de atención puede ser considerada una molestia para el adulto y no es de extrañar que los niños busquen de manera incansable diferentes formas de hacerse notar, algo que a veces se les niega con frecuencia. Debemos prestar atención a sus emociones, ponerles nombre, dedicarles un tiempo para que ellos también sepan que es lo que están sintiendo y por qué. La atención es un derecho básico y, si se la prestamos, crearemos personas más autónomas, independientes, adultos que solo pedirán esa atención cuando la necesiten, de manera clara y directa.

 

Joana Casas

Noticia siguiente
Noticia anterior

© 2021 San Cristóbal Centros Educativos. 

Aceptar
Usamos cookies para optimizar tu navegación y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra política de cookies. Modificar cookies
Siempre activas
Necesarias
No necesarias
GUARDAR
+ Info
Usamos cookies para mejorar su experiencia mientras navega por el sitio web. De estas, las cookies que se clasifican como necesarias se almacenan en su navegador, ya que son esenciales para el funcionamiento de las funcionalidades básicas del sitio web. También utilizamos cookies de terceros que nos ayudan a analizar y comprender cómo utiliza este sitio web. Estas cookies se almacenarán en su navegador solo con su consentimiento. También tiene la opción de optar por no recibir estas cookies. Pero la exclusión voluntaria de algunas de estas cookies puede afectar su experiencia de navegación.